El Cultivo del granado

Aclareo de frutos en el granado

Aclareo de frutos en el granado

El aclareo de frutos de frutos, también llamado raleo, es una práctica cultural que consiste en la eliminación de los frutos en exceso.

Esta práctica cultural se realiza por vía manual,  como una de las formas de regular la carga de los árboles frutales.

En el caso del granado, debido a la gran floración y la formación de ramilletes florales, el aclareo de frutos es una práctica imprescindible y decisiva para la obtención de granadas de calidad ya que dejar todas las granadas que el árbol hace, tendría el resultado de muchas granadas de poco peso y seguramente manchadas por melaza creada por los insectos que se refugian entre la fruta.

La decisión de aclarar debe tomarse lo antes posible, después de las caídas naturales, cuando la cantidad de fruta que queda en la planta es superior a la que ésta puede sostener para llegar a cosechar con calidad comercial. Cuanto más temprano se efectúe el aclareo, mayor crecimiento de las que dejamos.

A tener en cuenta para el aclareo en el granado:

  1. Quitar las granadas manchadas y deformadas sean del tamaño que sean.

 

  1. Si hay una granada formada con varias alrededor, se deja solo una.

El aclareo se hace de forma manual y a ojo, esto quiere decir que la práctica y la experiencia hace que esto sea más rápido.Debe efectuarse eficientemente para compensar económica y fisiológicamente su ejecución.

Esto se hace cuando las granadas tienen cerca de 5 cm y el árbol ha soltado las flores de forma natural. Se observará que el suelo tienen muchas de ellas.

Con las que quedan, el agricultor tiene que evaluar de una pasada el árbol y ver si al árbol le sobra o le falta fruta.

INTENSIDAD

La intensidad de aclareo es la otra decisión importante a enfrentar. La respuesta depende de varios factores:

Se puede hacer con tijeras de una mano o directamente con la mano, si se hace así, NO SE TIRA del fruto para cortarlo sino que se va girando (como enroscando un tapón) hasta que se desprende. Con la otra mano se sujeta la que vamos a dejar para que no se desprenda también.


Esta es mi forma de actuar: Hago de dos a tres repasos de junio a agosto.

La primera se hace a principios de junio, la segunda a finales, y otra tercera en julio. A partir de esta fecha (agosto) le quito las nuevas flores que salgan, aun estando solitarias  ya que esas granadas serán más pequeñas y muchas no llegan a tiempo a la recolección, restando nutrientes a las que si van a ser recolectadas. Si el árbol no ha cargado suficiente, se las dejo para ganar algo más de kilos pero no calidad.

Ejemplos de las granadas que se quitan:

 

Salir de la versión móvil