El Cultivo del granado

El hierro en la nutrición de las plantas

clorosis granado

El hierro en la nutrición de las plantas

El hierro (Fe) se clasifica como un micronutriente.

Lo que significa que las plantas lo requieren en cantidades menores comparado con los macronutrientes primarios o secundarios.Pero esto no hace que sea menos importante ya que el hierro es muy importante para la salud y el crecimiento de las plantas.

Función del hierro: El hierro es un constituyente de varias enzimas y algunos pigmentos; ayuda a reducir los nitratos y sulfatos y a la producción de energía dentro de la planta. Aunque el hierro no se usa en la síntesis de la clorofila (el pigmento verde de las hojas), es esencial para su formación. Esto explica porqué la deficiencia de hierro manifiesta clorosis en las hojas nuevas.

Deficiencia de hierro: La deficiencia de hierro se expresa como una clorosis intravenosa en las hojas nuevas (las hojas son amarillas con venas verdes). Para determinar la causa de la deficiencia, primero examine las raíces. Las raíces de la planta que está enferma o estresada por el exceso de riego no absorven los nutrientes de forma eficiente, lo que causa clorosis. Es importante permitir que el sustrato se seque entre riegos para reducir el estrés de la planta y para hacer una aplicación apropiada de un fungicida a saturación cuando las raíces estén enfermas.

Todos los micronutrientes, excepto el molibdeno, bajan su disponibilidad a medida que el pH del sustrato aumenta; por el contrario, aumentan su disponibilidad a medida que el pH del sustrato disminuye.

A menudo, la deficiencia de hierro no indica la falta de suministro de hierro, sino que también puede ser relacionada a varias condiciones que podrían afectar la disponibilidad del hierro.

Por ejemplo:

Los niveles altos de carbonato en el suelo, la salinidad, la humedad del suelo, las temperaturas bajas, las concentraciones de otros elementos por ejemplo, la competencia con otros microelementos, fósforo, calcio, etc.

Evaluar y corregir estos factores antes de aplicar hierro puede ahorrar al agricultor una gran cantidad de dinero gastado en aplicaciones ineficaces e innecesarias del hierro.

 

La absorción del hierro

 

Las plantas usan diversos mecanismos para absorber el hierro. Uno de ellos es el mecanismo de quelación – la planta excreta compuestos llamadas sideróforos,  que forman un complejo con el hierro y aumentan su solubilidad. Este mecanismo también implica bacterias.
Otro mecanismo implica la extrusión de protones (H+) y de compuestos reductores por las raíces de la planta, para reducir el pH en la zona de raíces. El resultado es un aumento en la solubilidad del hierro.

En este sentido, la elección de la forma de los fertilizantes nitrógenados es importante. El nitrógeno amoniacal (NH4+) aumenta la extrusión de los protones por las raíces, el pH baja, y el hierro se absorbe mejor por la planta.

El nitrógeno nítrico (NO3-) aumenta la extrusión de iones de hidróxido, que aumentan el pH en la zona de raíces y contrarrestan la absorción eficiente de hierro.

Las raíces laterales jóvenes son más activas en la absorción de hierro y, por lo tanto, es imperativo mantener un sistema de raíces sano y activo. Cualquier factor que interfiera con el desarrollo de las raíces, interfiere con la absorción del hierro.

 

Aplicación foliar o vía riego

 

Hay que diferenciar entre los complejos y los quelatos, ya que no son lo mismo. En aplicaciones foliares, es recomendable usar productos a base de complejos. En cambio, por vía radicular, la elección de quelatos es mejor.

Uno de los mayores problemas que tiene el hierro es que es fotosensible y se degrada facilmente en contacto con la luz.Usado como corrector de carencias (un quelato de hierro), se puede aplicar a primeras horas de la mañana.

 

 

El hierro puede ser aplicado como sulfato ferroso o en una forma quelatada.

 

El Sulfato ferroso (FeSO4) contiene aproximadamente un 20% de hierro. Este fertilizante es económico y es utilizado principalmente para pulverización foliar.
La aplicación al suelo, a menudo no es efectivo, especialmente en el pH encima de 7.0, porque el hierro se transforma rápidamente a Fe3+ y se precipita como uno de los óxidos de hierro.
Los quelatos de hierro. Quelatos son compuestos que estabilizan los iones metálicos (en este caso – de hierro) y  los protegen de la oxidación y de precipitación. Los quelatos de hierro consisten en tres componentes

 

 

Distintos quelatos varían en su fortaleza y estabilidad en los diferentes niveles de pH. También varían en su susceptibilidad al desplazamiento del hierro por iones competitivos. Por ejemplo, en una alta concentración, los iones de calcio o magnesio podrían desplazar el hierro en el quelato.

 

Fe-EDTA – Este quelato de hierro es estable en un pH inferior a 6.0. Por encima de un pH de 6.5, casi el 50% del hierro no está disponible. Por lo tanto, este quelato no es eficiente en suelos alcalinos. Este quelato también tiene alta afinidad al calcio, así que se aconseja no utilizarlo en suelos o aguas ricos en calcio.
Con otros micro-elementos, el EDTA forma quelatos muy estables, incluso en altos niveles de pH.
Fe-DTPA – este quelato de hierro es estable en los niveles de pH de hasta 7.0, y no es tan susceptible a desplazamiento del hierro por calcio.
Fe-EDDHA – este quelato se mantiene estable en niveles de pH tan altos como 11.0, pero también es la forma más cara de quelado de hierro.

 


fuente:Smart fertilizer – Agromática – Pthorticulture

 

Salir de la versión móvil