El Cultivo del granado

La poda en verde del granado

poda verde granado

La poda en verde del granado

La poda en verde en el granado consiste en hacer una pequeña poda de los chupones internos y las ramas mal situadas o enfermas durante su estado vegetativo.

Hace unas temporadas publiqué una entrada en este blog sobre el tema de la poda en verde. Fue muy concisa y repasé a grandes rasgos en qué consistía esta poda. En esta nueva entrada voy a profundizar un poco más y repasar todo sobre la poda en verde.

Antes de profundizar con el tema voy a recordar las partes que forman el granado.

Consta de un tronco, de tres a cuatro ramas principales y a su vez de ramas secundarias donde están el resto de ramas finas que completan el árbol.

La parte baja de las ramas forman la falda, las ramas de los pisos medios forman la parte central donde se concentra toda la fruta junto a la parte baja.

En la parte superior se encuentran las guías, que son los extremos de las ramas principales,el cual hay que ir controlando con las podas de invierno. Son la parte principal de la formación del granado,sobre todo en los jóvenes.

La poda en verde se realiza al final de la primavera o comienzo del verano. Yo la suelo realizar al mismo tiempo que hago el aclareo de fruta.

Consta de cuatro fases

Podar los chupones: Favorece la ventilación de la parte interna del árbol y evitar que se forman nuevas ramas en sitios que no queremos. Quitar esos chupones hace que el árbol centre la energía en ramas necesarias.

Interior de la cruz con chupones
Interior de cruz limpia

Los brotes tiernos se pueden quitar pasando la mano por el tronco o rama, ya que, pasados varios días empiezan a ponerse más duros y necesitaremos las tijeras de mano.

Dejar los chupones sin podar hace que el árbol necesite más energía para enviar a esa parte, que al final se eliminarán en invierno siendo más gruesos y duros de cortar, teniendo que usar las tijeras de dos manos.

Hay que diferenciar entre el chupón y las ramas finas que crecen internas. Estas ramas finas que crecen en ramas más gruesas se dejan para que ofrezcan sombra o carguen fruta. El chupón crece recto y el color de la corteza es diferente al de la rama.

En rojo chupón grueso, en azul rama fina
Chupones tiernos

Las ramas secas o enfermas

Rama seca por rotura

Si el chupón está bien situado para sustituir una rama enferma o cubrir un hueco sin ramas, no se corta.

Si durante la poda de invierno se ha dejado alguna rama mal puesta o que toca el suelo, se aprovecha para subsanar el error. Con cuidado de ver si hay fruta, en este caso evaluar si se puede dejar sin cortar para no perder kilos y hacerlo en invierno.

Las ramas secas pueden rallar las granadas por el movimiento del aire. Si hay ramas buenas que tambien las rozan, se podan por la parte del contacto.

Punta de rama seca
Granadas rozadas por ramas

Quitar raijos

Los raijos o brotes en la base del tronco, se quitan para que no resten energía al granado y para que no terminen cerrando la parte interna del árbol.

Desde que el árbol es jóven hay que mantener esa zona limpia, dejando solo los que van a formar el árbol.

Si el granado está injertado sobre pie borde, todas estas brotaciones son bordes , pueden llevar a la confusión si se dejan que crezcan mucho y dejar el borde y quitar el bueno. Si es esqueje, esto no sucede, pero no es muy efectivo tener multitronco.

Los suelo quitar unas tres veces por temporada a desbrozadora con protector de troncos.

Dar forma: en árboles jóvenes o adultos que se esté recuperando la forma es fundamental, se quitan los chupones internos que no vayan a formar parte de la futura forma deseada. También los que se cruzan o caen para abajo.

Sobre las guías, hay que tener en cuenta la variedad y porte del granado, porque cada variedad tiene una resistencia al peso de ella. Una guía muy alta tiende a caer hacia afuera con el peso de la fruta, por lo que se tiene que hacer podas cortas para que poco a poco gane altura,dejando tiempo a que la madera endurezca y soporte más peso.

Rama guía doblada
Rama enderezada a falta de despuntar

Teniendo en cuenta el movimiento que va a llevar la guía (hacia afuera) se le deja algún chupón posterior a la guía a esa altura para que siga formando guía.

Se puede comprobar bajando la rama con la mano y viendo su respuesta. Las buenas guías están a 45º , se consigue cortando las ramas que se doblen mucho y dejando un brote o chupón en el extremo.

La poda en verde, fundamental en granados en formación

En los primeros años del granado, la poda en verde es fundamental. No aconsejo podar solo con el árbol en reposo, ya que no centramos la energía del árbol, solo, en lo que sirve. Si se centra únicamente en las ramas que van ser parte del futuro árbol, crece y coge forma más rápido.

En esta etapa del granado, las ramas principales son muy endebles y tienden a caer doblando hacia fuera. Si las dejamos así, esperando que levanten, lo que nos va a pasar es que la corteza endurezca y se quede doblada, perdiendo así la guía a 45º.

Para evitar esto hay que despuntar la guía antes de que se doble. Parecerá que retrocedemos, pero realmente estamos ganando en que nos aseguramos una guía recta y fuerte a 45º en menos tiempo.

Salir de la versión móvil