Icono del sitio El Cultivo del granado

El magnesio en el granado

magnesio

El magnesio en el granado

Cuando empieza el engorde de las granadas, se puede observar en algunos huertos las ramas de los granados con un tono amarillento o completamente amarillos.

Esto me ha sucedido a mi otros años en el huerto y por mucho que intervenía en añadir agua o más abonos, la cosa seguía empeorando hasta llegar la cosecha.Hay que identificar que partes del árbol están amarillas: todo o una parte, hojas viejas o hojas nuevas, todo el huerto o solo unos árboles.Una vez identificado ya puedes ver que es lo que le pasa. El problema reside en la nutrición, en la mayoría de casos.

La importancia del magnesio

Lo primero que se nos pasa por la cabeza cuando vemos una planta amarillenta es que tiene clorosis férrica. Sin embargo, muchas otras veces desconocemos que el magnesio también interviene en dar verdor al cultivo.

Dentro de todas las formas de magnesio, la planta sólo absorbe el ión Mg2+. Esta asimilación se puede hacer tanto aportada en riego y posterior absorción radicular o en aporte foliar, a través de la penetración vía epidermis por las hojas.

SÍNTOMAS CON LA CARENCIAS DE MAGNESIO

La movilidad del magnesio es alta en la planta, por eso, al contrario que con el hierro, la carencia de magnesio suele aparecer en la parte inferior del granado. Es decir, en las hojas viejas.

Aunque el magnesio tiene mayor movilidad que el calcio, hay veces que bien por presencia de otros elementos antagonistas (potasio, sodio, calcio, etc.) como por la carencia propia de magnesio en el suelo, la planta pueda presentar síntomas de deficiencia.A grandes aportes de potasio en fase de maduración de las granadas puede ser que aparezca clorosis de magnesio en el granado.

El primer síntoma es hojas pálidas, que luego desarrollan una clorosis intervenal. En algunas plantas aparecerán manchas rojizas o púrpuras  en las hojas.

El agua y el suelo

Dependiendo de la zona donde nos encontremos, en muchas ocasiones y en función de la conductividad del agua, podremos aportar una gran cantidad de calcio y magnesio.Un análisis del agua de riego y del suelo resuelve esta duda.

Hay que pensar que este aporte no siempre es absorbible por la planta, ya que muchas veces viene bloqueado y guarda mucha relación con la cantidad que haya entre estos dos elementos (agua suelo).

Hay una regla que establece que para que haya una perfecta absorción de calcio y magnesio del agua de riego ha de tener una relación de 2 de calcio a 1 de magnesio. Es decir, el doble de calcio que de magnesio. Y de ahí en adelante.

En el suelo, el magnesio está presente en tres fracciones:

  1. Magnesio en la solución del suelo – El magnesio en la solución del suelo está en equilibrio con el magnesio intercambiable y está fácilmente disponible para las plantas.
  2. Magnesio intercambiable – Esta es la fracción más importante para determinar el magnesio disponible. Esta fracción consiste en el magnesio sorbido a las partículas de arcilla y materia orgánica. Está en equilibrio con magnesio en la solución del suelo.
  3. Magnesio no intercambiable – Es cuando el magnesio es un componente de los minerales primarios en el suelo. El proceso de descomposición de los minerales en el suelo es muy lento, por lo tanto, esta fracción de magnesio no está disponible para las plantas.

Síntomas en uso de abonos

Dosis orientativas de nutrientes

 

Salir de la versión móvil