Icono del sitio El Cultivo del granado

Presencia de hormigas en el granado

Presencia de hormigas en el granado

Presencia de hormigas en el granado

De manera general las hormigas no se alimentan de los cultivos, por lo que no tienen un efecto directo sobre los mismos. Sin embargo, pueden afectar de manera indirecta como resultado de su interacción con otros insectos con los que conviven en los cultivos.

El mutualismo entre hormigas e insectos

El mutualismo se puede definir como una interacción biológica entre individuos de diferentes especies de la que ambos salen beneficiados. Un ejemplo de mutualismo que ha recibido mucha atención es el que se produce entre las hormigas y los pulgones. Tras alimentarse de la savia de las plantas, los pulgones excretan unas gotas azucaradas que reciben el nombre de melaza.

Esa melaza resulta un alimento fundamental para muchas especies de hormigas, por lo que al atender a los pulgones las hormigas se benefician de la melaza producida por éstos. A su vez, y para proteger su fuente de alimento, las hormigas atacan a los depredadores de los pulgones, por lo que éstos también salen beneficiados de la relación con las hormigas.

Ésta es la manera en la que se ha visto de manera clásica el mutualismo hormiga-pulgón y, según la cual, las hormigas favorecen el aumento de las poblaciones de pulgones, lo que se traduce en un efecto negativo para la planta hospedadora, que cuando se trata de un cultivo conlleva también un perjuicio para el agricultor.

Este mutualismo también se puede ver entre hormigas y cotonet

En resumen, la relación hormiga-pulgón/cotonet tiene consecuencias negativas para los enemigos de los pulgones, que se traducen en positivas para los pulgones; además, tienen efectos negativos sobre otros insectos herbívoros. Así pues, las hormigas tienen un doble efecto para la planta: por un lado, al incrementar las poblaciones de los pulgones atendidos aumentan el daño; por otro lado, al reducir las poblaciones de otros fitófagos benefician a la planta.

Formas de eliminar hormigas.

Fumigado:

Infusión de Ruda: Cortar trocitos de ruda y poner en remojo 24 horas, aplicar por los caminos  que transitan de manera pulverizada.

Frutos del Paraíso:  Los frutos del árbol Melia azedarach tienen un fuerte efecto sobre las hormigas, se prepara una infusión que se deja enfriar y se pulveriza.

Infusión de Ajo: Dejar los ajos en remojo durante 24-48 horas. Hervir durante 20 minutos y aplicar con pulverizador.

Vinagre: Como con el vinagre, hay que rociar con un pulverizador. No conviene usarlo en tierra pues el vinagre acidifica el suelo.

Zumo de limón: Exprime un limón y aplica, ya sea con un pulverizador o con algodón, por la zona donde pasan comúnmente las hormigas.

Jabón potásico: Diluir el jabón potásico en agua y aplicar directamente. Ver dosis de fabricante.

Trampeo y confusión

Cobre: si pones cobre ya sea en hilo como en pequeñas placas alrededor del tronco de los árboles no subirán.

Borax con leche condensada: El borax es tóxico tanto para las hormigas como para nosotros. Hay que usar protección.

Cebos comerciales: Existen atrayentes azucarados que tienen el mismo efecto que el arroz o la cebada

Tierra de diatomeas: La diatomina es, en términos generales, algas fosilizadas que comúnmente se utilizan como fertilizante. Se le encuentra en tiendas especializadas en productos de jardinería y su efectividad también se ha probado contra hormigas y otros insectos como pulgas y arañas. Igualmente solo se esparce por los sitios donde transiten las hormigas.

Algodón: Atar alrededor del tronco principal un palmo de algodón, las hormigas no podrán atravesar las fibras.

 


Ficha cotonet Planococcus Citri)

Ficha pulgón Aphis spiraecola)

Salir de la versión móvil