La fertirrigación en el granado

La fertirrigación en el granado

Dosis orientativas en suelos de fertililidad media y árboles “adultos” (más de 8 años)

hemisferio. norte hemisferio sur Kg / Ha

N

P K Fe Mg

Ca

ENERO JULIO
FEBRERO AGOSTO
MARZO SEPTIEMBRE 33 13 33
ABRIL OCTUBRE 50 13 43 20 25 13
MAYO NOVIEMBRE 50 20 43 25 13
JUNIO DICIEMBRE 55 20 54 20 25 13
JULIO ENERO 60 20 65 25 13
AGOSTO FEBRERO 0 20 76 20 25 13
SEPTIEMBRE MARZO 0 13 65
OCTUBRE ABRIL 0 7 32
NOVIEMBRE MAYO 15 7 20
DICIEMBRE JUNIO

FERTILIZANTES EMPLEADOS

ELEMENTO ABONO RIQUEZA
N Nitrógeno Nitrato Amónico 34,2%
P Fósforo Ácido Fosfórico 72%
NK Potasio Nitrato Potásico 46%
Nitrógeno 13%
Mg Magnesio Sulfato de magnesio 16%
N Nitrato Nitrato de calcio 15,50%
Ca Calcio 26,50%
K Potasio Sulfato potásico 50%

Fertirrigación, como indica el nombre, es la aplicación de fertilizantes con el agua de riego: Fertilización + Irrigación.

Al utilizarla apropiadamente, la fertirrigación tiene muchas ventajas sobre otros métodos de fertilización: ahorra tiempo y mano de obra, la aplicación de fertilizantes es más precisa y uniforme, y la absorción de nutrientes por las raíces es mejor.

En fertirrigación, se preparan las soluciones madres de fertilizantes de antemano y entonces se inyecta la solución en el agua de riego.

Las dosis orientativas de abonado para un rendimiento de 25-30 t/ha en un suelo de fertilidad normal serían:

Sistema de riego – Localizado (goteo):

Nitrógeno (kg N/ha) 120 – 160  u.f

Fósforo (kg P2O5/ha) 60-80 u.f

Potasio (kg K2O /ha) 120-160 u.f

Magnesio (kg MgO/ha) 20-25 u.f

Sistema de riego – Inundación (manta):

Nitrógeno (kg N/ha) 150 – 200  u.f

Fósforo (kg P2O5/ha) 80-100 u.f

Potasio (kg K2O /ha) 150-200 u.f

Magnesio (kg MgO/ha) 25-30 u.f

Para calcular las unidades de fertilizante hay que tener en cuenta que la riqueza de un abono viene indicada en unidades de fertilizante por cada 100Kg de producto comercial indicada en %, aquí algunos de ellos.Para calcular las unidades fertilizantes de cada componente se hace una regla de tres.

Ejemplo: ¿cuantos kilos de urea tengo que aplicar para alcanzar las 160 u.f?

100 —— 46

  x ——— 160

100 x 160 : 46 = 347 Kg

abonos_riego_por_goteo

EJEMPLOS DE CALCULOS

 extraido de fertiberia

A continuación se indican una serie de pautas para mostrar cómo se llevan   a cabo los cálculos de las Disoluciones Nutritivas, y cómo pasar los datos de unas unidades a otras.

Para pasar de Kg/ha y Volumen de Riego (m3/ha) a meq/l se deben realizar los siguientes cálculos:

Pongamos como ejemplo que tenemos que incorporar por hectárea 20 Kg de N, 6 Kg de P2O5 y 24 Kg de K2O en un volumen de riego de 364 m3/ha:

  • Si queremos saber los meq/l de N, haremos la siguiente operación:

meq N/l = (Kg/ha de N / Vol. de Riego en litros/ha) x (106 mg/1 Kg ) / (14 N/1) Pat N= 14, nºeq = 1

  • Si queremos saber los meq/l de P2O5, haremos la siguiente operación:

meq P2O5/l = (Kg/ha de P2O5 / Vol. de Riego en litros/ha) x (106 mg/1 Kg ) / (142 P2O5 /2 )Pm P2O5 = 142. nºeq = 2

  • Si queremos saber los meq/l de K2O, haremos la siguiente operación:

meq K2O/l = (Kg/ha de K2O / Vol. de Riego en litros/ha) x (106 mg/1 Kg ) / (94,2 K2O /2 )Pm K2O = 94,2. nºeq = 2.

Los cálculos concretos serían:

Los meq/l de N son: (20/364.000)x106/(14/1) = 3,9 meq/l N
Los meq/l de P2O5 son: (6/364.000)x106/(142/2) = 0,23 meq/l P2O5.
Los meq/l de K2O son: (24/364.000)x106/(94,2/2) = 1,4 meq/l K2O.

Para hacer la operación inversa, pasar de meq/l a Kg/ha, conociendo el Volumen de Riego (364 m3/ha) :

  • Para 3,9 meq/l de N, los Kg/ha de N serían: 3,9 meq/l x 14/1 x (Volumen de riego en litros/ha) x 1/106= 20 Kg/ha de N.
  • Para 0,23 meq/l de P2O5, los Kg/ha de P2O5 serían: 0,23 meq/l x 142/2 x (Volumen de riego en litros/ha) x 1/106= 6 Kg/ha de P2O5.
  • Para 1,4 meq/l de K2O, los Kg/ha de K2O serían: 1,4 meq/l x 94,2/2 x (Volumen de riego en litros/ha) x 1/106= 24 Kg/ha de K2O.

Para pasar de Kg nutriente/ha a Kg fertilizante/ha, habrá que tener en cuenta la riqueza del abono en ese nutriente y en el caso de abonos con varios nutrientes, tener en cuenta la cantidad aportada por cada uno de ellos.

Para aplicar abonos sólidos:

Teniendo en cuenta esas mismas cantidades de nutrientes antes mencionadas y si tenemos como abonos sólidos el Nitrato Amónico 34,5% N, el MAP (12% N- 60% P2O5) y el Sulfato Potásico (50% K2O).

  • Si el cultivo requiere 6 Kg/ha de P2O5, necesitaremos los siguientes Kg/ha de MAP:

6 Kg/ha P2O5 x (100 Kg/ha MAP / 60 Kg/ha P2O5) = 10 Kg/ha de MAP.

  • Si el cultivo requiere 20 Kg/ha de N, necesitaremos los siguientes Kg/ha de Nitrato Amónico 34,5% N, una vez que restemos los aportes de N procedentes del MAP, con un 12 % de riqueza en N:

(20 – (10 Kg/ha de MAP x 12 Kg N / 100Kg MAP)) x 100 / 34,5 = 54 Kg/ha NitratoAmónico 34,5 %.

  • Si el cultivo requiere 24 Kg de K2O/ha, necesitaremos los siguientes Kg/ha de Sulfato Potásico:

24 x (100 Kg/ha Sulf. Potásico / 50Kg/ha K2O) = 48 Kg/ha Sulfato Potásico.

abonos líquidos:

Sería exactamente igual, aunque tenemos que tener en cuenta que como el resultado final de aportes de Abono es en Kg/ha, si queremos realmente saber los litros que debemos aplicar de abono líquido hay que tener en cuenta la densidad de este producto, para así aportar el volumen adecuado de este producto.

Por ejemplo, si nos salieran 20 Kg/ha de Solución 20 %N, sabiendo que su densidad es de 1,26 Kg/l, diremos que hay que aplicar: 20 Kg/ha / 1,26 Kg/l = 15,9 litros/ha de S.N- 20 % N.A.

Para hacer la operación inversa, pasar de Kg fertilizante/ha a Kg nutriente/ha, habrá que tener en cuenta la riqueza del abono en ese nutriente y en el caso de abonos con varios nutrientes, tener en cuenta la cantidad aportada por cada uno de ellos. Además habrá que considerar la dosis de abono aplicada.

  • Si aplicamos 54 Kg/ha de Nitrato Amónico 34,5%, estaremos aportando los siguientes Kg/ha de N:

54 Kg/ha NitratoAmónico x 34,5 / 100 =18,63 Kg/ha N

  • Si aplicamos 10 Kg/ha de MAP (12%N- 60% P2O5), estaremos aportando los siguientes Kg/ha de N:

10 Kg/ha MAP x 12 / 100 = 1,2 Kg/ha N.

Por lo que en total estamos aportando 18,63 + 1,2 = 19,83, aprox. 20 Kg/ha de N.

  • Si apliamos esos 10 Kg/ha de MAP, estaremos aportando a su vez los siguientes Kg/ha de P2O5:

10 Kg/ha MAP x 60 / 100 = 6 Kg/ha de P2O5

  • Si aplicamos 48 Kg/ha de Sulfato Potásico, estaremos aportando los siguientes Kg/ha de K2O:

48 Kg/ha Sulf.Potásico x 50 / 100 = 24Kg/ha de K2O.

OTROS EJEMPLOS DE CALCULOS

Una unidad fertilizante se corresponde a un kg. puro de un elemento.
Calcular el número de U.F. es muy sencillo, por ejemplo:

Si utilizamos un compuesto 8-24-16 NPK, por cada 100 kg de producto estamos aplicando: 8 UF de N, 24 UF de P y 16 UF de k.

Cuanto N, P, y K hay en una bolsa de 25 kg de 16-6-12?
Recordar que los números dados en el grado fertilizante son un porcentaje de esos nutrientes en el fertilizante en peso y pueden expresarse como una fracción (p.ej., 6% = 0.06).

Dado que no se requiere factor de conversión para N, El contenido de N = 0.16 x 25 kg = 4 kg de N

El factor de conversión para P2O5 es 0.44, así El contenido de P = 0.06 x 0.44 x 25 kg = 0.66 kg de P

El factor de conversión para K2O es 0.83, así El contenido de K = 0.12 x 0.83 x 25 kg = 2.5 kg de K

Programa tentativo de fertilización en concentraciones (meq/l

En este diagrama se observa claramente la demanda de hierro en el granado desde la brotación a la post cosecha.

En este diagrama se observa que la demanda de fósforo tras la brotación disminuye en cambio el magnesio aumenta

fertilizar2

Métodos de Fertirrigación

Los métodos más comunes de fertirrigación son la fertirrigación cuantitativa y la fertirrigación proporcional.

La fertirrigación cuantitativa es comúnmente utilizada para aplicar los fertilizantes a los suelos. En este método de fertirrigación, el productor decide en primer lugar la cantidad de fertilizante que debe ser aplicada por cada área (por ejemplo kg / ha, lbs / acre). Esta cantidad de fertilizante es entregada a través del agua de riego.

La fertigación proporcional es utilizada sobre todo en medios sin suelos y en suelos arenosos. En este método de fertirrigación se inyecta una cantidad definida de solución fertilizantes en cada unidad de agua que fluye a través del sistema de riego (por ejemplo, l/m3, lbs / gal).

Los niveles de nutrientes son determinados por su concentración en el agua de riego. La mayoría de los productores que utilizan la fertirrigación, utilizan las unidades de ppm (partes por millón) o mmol/l.

Sistemas de Fertirrigación

Algunos controladores de fertirrigación le permiten al productor a determinar directamente la proporción de inyección, mientras que otros controladores requieren la aportación de parámetros de tiempo y flujo caudal de riego, la duración de riego, las capacidades de los inyectores y la duración de inyección).

Fertirrigación eficiente requiere conocimiento y un manejo adecuado. En fertirrigación, la fertilización es una parte integral del sistema de riego y por lo tanto, el sistema de riego- fertirrigación tiene que ser apropiadamente diseñado.

FACTORES EXTRÍNSECOS A TENER EN CUENTA PARA LA ELECCIÓN DEL FERTILIZANTE

Calidad del agua.

La inicialmente indiscriminada incorporación de fertilizantes en éste sistema de riego comportó una serie de contratiempos que, estudiados en profundidad por los servicios de investigación de los principales fabricantes de abonoí; y entes públicos, han dado como conclusión el recomendar tener un perfecto conocimienlo del agua usada para la fertirrigación. Conocido su posible comportamiento físico-químico saoremos, previamente, cual va a ser su respuesta a la incorporación, de caaa uno de ios abonos que podemos optar por introducir. Por ello siempre se recomienda tomar una muestra honogénea y representativa del agua disponible y hacerla analizar en un laboratorio de reconocida solvencia, donde nos den los parámetros necesarios para su uso específico en el riego localizado.

Hay que recalcar que no todas tas obturaciones que a veces se producen en las instalaciones son imputables a la incorporación de fertilizantes, sino al desconocimiento previo de su calidad, pues puede llevar contaminantes físicos o químicos inapreciables a simple vista (algas, protozoos, arcilla coloidal, etc…) que a la larga pueden llegar a ensuciar las tuberías y modificar el paso de los emisores y obturarlos. De no corregirse esto a tiempo vanan los caudales de riego y éste puede llegar a impedirse durante un tiempo, con el consiguiente transtorno pa^a la buena marcha del cultivo implantado.

Composición del suelo

La composición del suelo no sólo tiene importancia en la fijación del plan de abonado sino

también en la elección del abono adecuado, pues su papel en fertirigación no es idéntico al que
desempeña en riego y abonado convencionales  .

El papel del suelo en la fertirngación es más importante dosde el punto de vista de su composición física que química, pues está comúnmente aceptado que la actividad del complejo arcillo-húmico en fertirrigación es mucho menor que en los otros sistemas de riego y abonado.

Periodo vegetativo

Aunque existen teorías tendentes a mantener una riqueza constante de nutrientes en la solución del suelo, el estado vegetativo de la planta y en consecuencia sus necesidades nutritivas en cada momento también son importantes para decidir el tipo de abono a incorporar. Se escogerá aquel que tenga un equilibrio nutritivo más acorde con les exigencias puntuales de la planta.

Debe recordarse que en los primeros estadios vegetativos son importantes las necesidades eh fósforo para el crecimiento radicular, el nitrógeno pitra los momentos de máximo desarrollo vegetativo y el potasio es decisivo en la fructificación.

Respecto a la controvertida aportación continuada de fósforo hay que decir que ésta está basada en los problemas físicos de su incorporación más que en los agronómicos, pues está probado que la aportación de formas solubles de fósforo durante todo el período de fertirngación regula el consumo de energía. Por otra parte está también comprobado que la planta responde mejor a la aportación de fósforo cuanto mayor es su solubilidad.

Aunque en el sistema de cultivo tradicional se ha comprobado la escasa movilidad del potasio, se ha visto que con el riego localizado aumenta ésta movilidad igual que ocurre con el fósforo.

Sensibilidad especifica de la planta

Por la sensibilidad que algunos cultivos específicos tienen h.acia determinados iones, hay que tener en cuenta sus tolerancias para utilizar productos que los contengan en las mínimas concentraciones posibles, con objeto de que no se produzca una acumulación perjudicial para el buen desarrollo vegetativo. Si bien hemos de tener en cuenta que la;» tablas de fitoxicidad que hoy manejamos se han establecido para los sistemas tradicionales, nos encontramos que determinados iones perjudiciales en ellos han cambiado su comportamiento en fertirrigación, por lo que conviene investigar profundamente estos cambios de comportamiento.

FACTORES INTRÍNSECOS A TENER EN CUENTA PARA LA ELECCIÓN DEL FERTILIZANTE

Solubilidad

Interesan productos de alta solubilidad para que no queden partículas insoluoles que al ser arrastradas por el agua conducirían a las temibles obturaciones.

La solubilidad es, naturalmente, total para los productos líquidos; para las sales sólidas se dará más adelante su solubilidad ai comentarlas individualmente, cosa que orientará a la hora de efectuar la disolución para no producir una sobresaturación que dejaría poso en el tanque de premezcla.

Pureza

Otro factor que hay que tener en cuenta es el grado de pureza de las sales a emplear, puesto que a menudo pueden contener materias inertes que podrían producir imprevisibles reacciones químicas o físicas en elagua y modificarían los objetivos de su incorporación Por ello hay que usar productos especialmente depurados.

Salinidad

Cuando las características de las aguas utilizadas y las de los suelos regados hagan temer un cierto riesgo de salinidad hay que tener en cuenta el “índice de sal” de cada uno de los fertilizantes incorporales. Este “índice de sal” se calcula en función del aumento de la presión osmótica que el abono produce en al solución del suelo, comparado con el que produce la incorporación del nitrato sódico que se toma como base 100. Los valores para los abonos más usuales se reflejan en el cuadro n° 2.

ÍNDICES “OSMÓTICOS” DE ABONOS PARA FERTIRRIGACIÓN.


ÍNDICE DE SAL

NITRATO DE SODIO 100

FOSFATO MONOPOTÁSICO 41

FOSFATO MONOAMÓMICO 29,9/45,25

FOSFATO Bl AMÓ MICO 34,2/58

SULFATO POTÁSICO 46,1/74,4

ÁCIDO FOSFÓRICO 100/75% 47,7/35,8

SULFATO DE MAGNESIO 50,9

NITRATO DE CALCIO 52,5

NITRATO DE MAGNESIO 63,1

SULFATO AMÓNICO 69

NITRATO POTÁSICO 73,6

ÁCIDO NÍTRICO 100/59% 74,9/44,2

UREA 75,4

NITRATO AMÓNICO 104,7

CLORURO POTÁSICO 50% 109,4

CLORURO POTÁSICO 60%  115,6

ÍNDICE DE SAL / U.F.

FOSFATO MONOPOTÁSICO 0-52-33 /0,48

FOSFATO MONOAMÓNICO 12-61-0 / 0,61

SULFA 70 DE POTASA 50% / 0,85

ÁCIDO FOSFÓRICO 54% / 0,88

FOSFATO BIAMÓNICO 18-46-0 / 0,9

NITRATO POTÁSICO 13-0-46 / 1,24

UREA 46% / 1,6

CLORURO POTÁSICO 60% / 1,93

CLORURO POTÁSICO 50% / 2,18

NITRATO DE MAGNESIO 2,42

NITRATO AMÓNICO 33,5% / 2,99

SULFATO AMÓNICO 21% / 3,25

ÁCIDO NÍTRICO 59%(13%N) / 3,4

NITRATO DE CALCIO 12/15,5%  / 4,4/3,4

SULFATO DE MAGNESIO 10%

NITRATO DE SODIO 16%

Nivel corrosivo sobre metales

Es muy importante conocer la resistencia de los materiales de la instalación de negó a la corrosión, especialmente en filtros y cubas fertilizantes, donde pueden emplearse matenales metálicos. En el cuadro n° 3 se recoge una tabla realizada por MARTIN sobre los efectos de algunos fertilizantes de utilización frecuente en riego por goteo. Conviene indicar que en el apartado correspondiente a abonos líquidos iremos especificando, de una manera precisa los matenales adecuados para cada uno de ellos.

Peligrosidad

Para el manejo de algunos productos líquidos, como los ácidos nítricos y fosfórico, se necesita recurrir a la utilización de guantes y mascarillas, aspectos estos que se detallarán al hablar de estos productos.

Mezclas

Por último, en cuanto a las posibles mezclas, más adelante presentaremos unos cuadros de compatibilidades, es decir, veremos si pueden mezclarse o no, porque se formen productos insolubles o porque se apelmacen tos fertilizantes al juntarse. Ejemplo de esto último es la mezcla de urea y nitrato amónico. El nivel critico de humedad de cada uno de estos productos para que no se apelmacen es del orden del 72,5% y 54.9% respectivamente, pero al mezclarlos con solo un 18,1% de humedad relativa se produce el apelmazamiento

COMPATIBILIDAD ENTRE ABONOS

compatibilidad_nitrato_potasio

En el cuadro  se presenta una tabla hecha por Del Amor para evaluar algunos fertilizantes de uso frecuente en el riego localizado en base a distintos criterios de solubilidad, precipitabilidad. miscibilidad, etc…

Principales criterios para evaluación de algunos fertilizantes de uso  frecuente en el riego localizado.

Solubilidad
solubilidad

Cuando la gota cae al suelo y forma el bulbo, lleva incorporados los elementos nutrientes procedentes de los abonos. Al disolverse los fertilizantes en el agua las características químicas de ésta se ven alteradas. Estas alteraciones influyen en dos aspectos principalmente:

1°) Modifican la conductividad eléctrica (CE), ya que la adición de las distintas sales fertilizantes aumenta el contenido salino del agua, y por tanto modifican la CE. Es decir que los abonos, a las concentraciones que los incorporamos en la gota, saliriizan el agua empeorando su calidad desde el punto de vista del efecto osmótico, pudiendo repercutir incluso negativamente en el cultivo. En el trabajo que presentamos ahora, veremos cuantitativamente el aumento de la CE según el abono empleado, lo que nos da idea de hasta que concentración podemos utilizarlos

El ideal es que los abonos no aumenten la CE del agua de negó más de 1mmho/cm., y es por ello por lo que se recomienda fraccionar lo más posible la fertilización, llegando a ser diaria -si fuera preciso. De esta forma la CE del agua más el abono debería d*= estar, idealmente, entre 2-3 mmho/cm.

2°) Modificación del pH. Al ser los abonos sales altamente insociables, es clare que ello influye en las propiedades químicas y en particular en e! pH, con las consecuencias que ello presenta. Así si aumentamos el pH tendremos riesgos de precipitaciones del calcio, ya que a pH alcalino menor es el poder de solubilidad que presenta este catión Por contra, si el abono que introducimos baja el pH, no sólo nos evitará obstrucciones, sino que además puede limpiarnos la instalación. En el cuadro n° 5 se presenta una tabla de solubilidad del Ca para distintos valores de pH. Como puede observarse la solubilidad se ve tan afectada que simplemente pasar de un pH 6 a un pH 7 supone disminuir 5 veces la solubilidad.

En muchos libros de goteo aparecen tablas con unos Índices de salinidad y de acidez Desde un punto de vista práctico no presentan mayor interés. Es por ello que en el presente trabajo aparecen también las modificaciones que se producen en el pH al disolver los distintos abonos

Con los datos aquí expuestos y con un análisis del agua que vamos a emplear, podremos determinar cual es el abono y su concentración más idónea

Dada la importancia que presentan las variaciones del pH en las obstrucciones del sistema, en una amplia zona está difundido el empleo de papeles indicadores de pH (incluso se regalan como publicidad), de forma que el agricultor vea en su propia parcela y con su propia agua el efecto que producen los distintos fertilizantes o acidificantes que emplea

Lo ideal, realmente, es realizar en la propia finca o en laboratorio, mediante un conductímetro y un peachímetro, lo que ocurre con el agua de riego que se va a utilizar De esta forma podremos programar previamente la dosis necesaria para que no haya obstrucciones y la salinidad sea la menor posible.

EFECTOS DE LOS FERTILIZANTES EN EL AGUA DE RIEGO

  • Modifican la conductividad eléctrica (C.E.) aumentando el contenido salmo del agua.

– Es ideal que no se aumente más de 1 mmho/cm. la C.E. del agua. La C.E. del agua + abono no debería ser mayor de 3 mmho/cm.

  • Modifican el pH.

– Si disminuimos el pH evitaremos obturaciones e incluso podremos limpiar la instalación

– Si aumentamos el pH tendremos riesgos de precipitaciones de Calcio ya que a pH alcalino menor poder de solubilidad de este catión

Fertilizantes utilizados en fertirrigación

No todos los fertilizantes pueden ser utilizados en fertirrigación: sólo los fertilizantes solubles son apropiados. Diferentes fertilizantes difieren en su solubilidad.


Tipos de fertilizantes en función del suelo.

agrios_tabla11