El riego deficitario controlado

 

El agua supone el recurso natural más limitante, existiendo además una demanda cada vez mayor sobre los recursos hídricos disponibles.

 

El riego deficitario controladoHay que tener en cuenta los condicionantes climáticos específicos de zonas con unas precipitaciones escasas e irregulares y unas elevadas tasas de evapotranspiración durante los meses de mayor escasez pluviométrica.

Todo ello exige una gestión cada vez más ordenada de las reservas hídricas, sin comprometer la viabilidad de las explotaciones agrarias y manteniendo un equilibrio con el entorno natural

el Riego Deficitario Controlado supone una de las estrategias más recomendables en situaciones de escasez de recursos, pues permite mantener de forma sostenible la viabilidad de las explotaciones citrícolas en el marco de un aprovechamiento más racional de los recursos hídricos disponibles.

¿Qué es el riego deficitario controlado?

 

Consiste en la aplicación de dosis de riego por debajo de las requeridas por el cultivo, de forma controlada y teniendo muy en cuenta los principales periodos fenológicos del cultivo en cuestión.

A la hora de diseñar una estrategia de riego deficitario es importante considerar una serie de factores que sin duda van a determinar la respuesta productiva del cultivo.

Se puede destacar los periodos fenológicos de la plantación, las características edafoclimáticas de la misma, la capacidad del cultivo para adaptarse a condiciones de estrés hídrico, la duración de éste, el sistema de riego o los condicionantes propios de la la plantación en cuestión.

Una vez que se hayan analizado los elementos más determinantes en la respuesta productiva del cultivo podremos definir la estrategia de riego deficitario más adecuada, orientada siempre en la búsqueda de una mayor sostenibilidad del sistema suelo-planta-atmósfera.

PERIODOS FENOLÓGICOS CRÍTICOS

  • FLORACIÓN Y CUAJADO

Un estrés hídrico severo durante el periodo de floración y cuajado se verá reflejado en un descenso en el número de frutos, bien por un déficit en la floración, bien por un exceso de tirada de frutos en el momento del cuajado.

  • CRECIMIENTO

Un recorte de agua durante el periodo de crecimiento se verá reflejado principalmente en el tamaño de los frutos, provocado por una menor tasa de división celular durante la primera fase de crecimiento del fruto, y también por un menor crecimiento celular en la segunda fase de crecimiento del fruto.

  • MADURACIÓN

Todo cambio que pueda ocurrir durante este periodo repercutirá directamente en las propiedades organolépticas del fruto, tanto en el contenido de azúcares, como en la acidez del zumo, el índice de madurez o el color del fruto.

 

información orientativa


 

Necesidades hídricas del granado en árboles adultos con diámetros de copas superiores a 3 metros,marco 5.5 X 4

TOTAL 4.900 m3/ha al año

 

Existen en el mercado herramientas necesarias para el control del suelo en cuanto a riego se refiere.

Tensiómetros

Sondas Fdr

Watermark