El comienzo de temporada del granado

El comienzo de temporada del granado

El comienzo de la temporada del granado siempre es una mezcla entre ganas e incertidumbre. Ganas de empezar con las tareas y ver las granadas e incertidumbre por la climatología y la salida de la fruta.

Realmente, mi comienzo de temporada en el huerto empieza tras la poda. En este tiempo de parón de actividades en el huerto tras la poda ya he revisado las herramientas, maquinaria e instalación de riego. Dejando todo listo a la espera de la movida de hojas.

El comienzo de la brotación de las hojas es debido a la duración del día ,la temperatura y la humedad del suelo. El cambio climático está alterando cada vez más leyes de la naturaleza.

“Para la mayoría de las especies hay una compensación entre temperatura fría en invierno y temperaturas cálidas en primavera. Aunque la relación puede variar según la especie, cuanto más frío reciba una planta en invierno, menos calor necesita en primavera y al revés”, explica el ecólogo de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza)

A finales del siglo XIX, un científico estadounidense, el autodidacta Andrew Delmar Hopkins, descubrió que la primavera no llegaba a la vez a todos los lugares. La brotación de las hojas y las flores, el regreso de los gansos o la eclosión de infinidad de insectos dependía de la latitud, longitud y altitud. No solo lo descubrió, también lo midió. Así, comprobó que los árboles caducifolios reverdecían con cuatro días de retraso por cada grado de latitud norte extra.

Para los que cultivamos granados, ver que empiezan a mover en invierno, no es algo que haga mucha gracia, por muchas ganas que tengamos en empezar.Porque se corre el riesgo de tener heladas tardías a finales del invierno o principio de primavera y quemar todos los brotes.

Comienza la actividad

Aunque ahora estamos casi a principios de la primavera , todo lo que estás observando en los granados se estableció en el otoño. A medida que los días se acortan en otoño y las temperaturas disminuyen, el árbol acumula reservas y se prepara para quedarse dormido.

En primavera ocurre lo contrario, a medida que se alargan los días y aumentan las temperaturas, esas reservas acumuladas hacen que broten las hojas. En marzo (h.norte) empiezo con los riegos y a meter la materia orgánica en cada riego, dos veces por semana (riego goteo)

A medida que aumentan las temperaturas y se reducen las precipitaciones, voy aumentando los días de riego para mantener los bulbos de riego siempre húmedos pero sin encharcar.

Antes de la floración

Los abonos nitrogenados se los aplico antes de que el árbol esté en floración. Es más, el nitrógeno que está consumiendo ahora se lo apliqué justo antes de la caída de hojas. El que se queda de reserva para la brotación. El nitrógeno en exceso durante la floración hace que suelte más flores. Ver entrada Acción de los elementos nutritivos

Antes de la floración, el abono que aplico es el complejo NPK 20-5-5 junto a la materia orgánica NK y ácidos fúlvicos que siempre va en los riegos.

Nos queda ver como evoluciona la movida y monitorear para el pulgón y trips. Las movidas fuertes por el nitrógeno suelen atraer al pulgón, y si el clima les ayuda, enseguida se llenan.

En la próxima entrada estaremos con los primeros tratamientos y a las puertas de la floración, siempre y cuando no surja ningún contratiempo, que por aquí se mostrará.